Páginas vistas la semana pasada

viernes, 1 de octubre de 2010

EL SEÑOR DE LA OSCURIDAD EN EL CAMINO

En una noche muy tranquila, mi estomago no dejaba de molestarme, lejos de tener hambre, un antojo impresionante me agobiaba, el objetivo primario eran las tan famosas tortas de la barda, el platillo mas conocido de la ciudad, la especialidad del puerto, al parecer.

Con flojera coqueteaba con la idea de moverme entre las extrañas calles de Tampico, solo para conseguir el tan ansiado antojo. Me desocupe de mis trabajos de la universidad para buscar mi cena, así que avance a paso forzado, confundiendome con las sombras, intentando pasar desapercibido ante la horda de zombies nocturnos que infestaban la ciudad.

Observaba extrañado el efecto del alcohol en los individuos, como a unos los relaja, a otros los atonta, a otros más los distrae, y unos pocos aloca.

La cerveza es la bebida más enigmática del planeta, es quizá el elixir por el que antiguos caballeros aventureros lucharon hasta la muerte y ansiaron tener en sus manos, es la respuesta a ninguna pregunta y una fuente de eterna juventud, es un tesoro en las manos equivocadas.

Durante toda mi existencia, el alcohol se ha apoderado de toda mi familia, se ha librado una batalla contra este líquido desde hace muchas decadas y jamás lo han vencido, muchas bajas ha causado y ha demostrado ser un enemigo imbatible en el continuo espacio-tiempo que además resulta inmortal.

Caminé por varios minutos hasta que encontre el primer puesto de comidas, venden toda clase de alimentos con carne menos las famosas tortas de la barda, así que continúo hacia el siguiente puesto.

Antes de darme cuenta, estoy a medio kilomentro de mi refugio, estoy hambriento y tengo un cansancio que me impide avanzar,a unos cuantas calles, logro visualizar un puesto de comida con buena pinta.

No hay tortas de la barda, cerca de ayudas y consejos, solo recibo miradas burlonas y disimulados comentarios sarcasticos, la gente de Tampico es buena, pero ultimamente han llegado muchos forasteros, con intenciones perversas, con miradas malignas y con una ideologia horrible.

Durante un corto trayecto, aparece de entre una estela de humadera un sujeto muy alto. Ataviado con una cobija, cargando algunos botes de plastico, entre ellos, el de una bebida muy conocida de color oscura.

Con una voz muy pausible, me pregunta si busco algo en particular, a medida de que avanza el sujeto, su olor putrefacto inunda mis fosas nasales de manera muy inquietante, su aspecto es el de un vagabundo, naturalmente, mis instintos son brutales, alejarse de ese sujeto es mi directiva primaria segun las ordenes de mi cerebro, pero algo me lo impide, mi sentido de la razón.

Empiezo a conversar con el vagabundo y juntos caminamos por las calles, durante nuestra charla, todo se detiene, los carros dejan de circular, las personas entran a sus casas, los animales buscan refugio en las sombras de sus madrigueras. A simple vista, el vagabundo tiene una vestimenta muy peculiar, como si fuera, más que un pepenador, un coleccionista.

-Supongo que debo confesarte quién soy-.

Replicó el vagabundo mientras yo lo escuchaba atento.

Me han llamado por infinidad de nombres, soy la inspiración de cientos de universos, mi presencia ha inundado las mentes de numerosos prodigios, estoy impregnado en el consciente colectivo de millones de seres, yo soy la alternativa a un mundo aburrido y gris, lejos de ser carcelario, yo soy un libertador.

Yo, soy el Diablo, el señor de la oscuridad, el lado negro de la existencia, uno de los 2 caminos de la existencia misma, yo soy todo.

Durante años, pensé, que en mi corta existencia, había visto un buen número de cosas,lo suficiente como para sentarme en el sofá y contarle a mis nietos y conocidos mis andanzas, mi misión en Tampico, mi calvario, mi sacrificio por la familia.

Me encontraba ante la presencia de la representación suprema del mal, el líder del bando contrario, uno de las representaciones del ying y el yang, por citar algunos ejemplos.

Antes de lamentarme, por considerar que aquél que lidera el lado enemigo solo aparece ante sus esbirros o personas con un pie en sus dominios; leáse el infierno; este individuo corto mis pensamientos con una sutil frase:

-Es una bonita noche, suelo recorrer el mundo en noches como estas-.

-No poseo muchos conocimientos, pero conozco el mundo de palma a palma, conozco cualquier dirección, lugar turístico, zona prohibida y espacio virgen para el ser humano...-

-Ultimamente, la vida se ha agitado de una manera interesante, los mecanismos de la avaricia y el ansía de poder se han iniciado, pronto, en algunos años, el infierno será un oasis ideológico en una patria de maricas perdedores -.

Antes de que le preguntara el porque yo me encontraba con el, me conto sobre su cobija con la cuál cubre toda su estampa, en ella tiene numerosos parches, con las banderas de muchos países, tal vez, de todo el planeta y tiene como recuerdos de sus viajes, muchas botellas, tal vez, una analogía del control que ejerce sobre numerosas compañías y grupos en el mundo.

Entonces, decide develar el poque se presento ante un humilde personaje como yo.
-No eres nada irregular, nadie interesante, eres una mancha derramada por un bolígrafo defectuoso, caminas entre dos planos, por lo tanto, tu dirección es érronea, crees poseer un don, pero este don es algo con lo que todos ustedes estan dotados, los demás mortales ignoran esto así como olvidan que el mundo existe, que no todo gira en torno a ellos, son unos completos ignorantes que se refugian en una conciencia cosmica elevada para así no tener que cargar con la culpa, se aislan, se encierran en su propio espacio asfixiante, en su burbuja utópica, como criaturas rastreras, asquerosas.-

-Dios es el bando que has elegido: ¿Por que tu lo elegiste, o porque tus padres te heredaron?-.

-Estas en una mision especial, porqué, quién es el guía espiritual que se te aparece en la forma de una niña con violín y para terminar, como manejaras la mision si siempre terminas tirado, vencido y con un dejo de desesperación que tu cara refleja a diario?-.

En esta ocasión, no hay ruidos intermitentes que intervengan en mi situación, ni siquiera, testigos de mis andanzas quijotescas, en esta situación, sé, que existen cosas que no se pueden explicar con palabras coherentes, ni con fábulas reminiscentes, a todos nos ha tocado experimentar situaciones realmente espeluznantes, que preferimos clavar en lo más profundo del cerebro, con la posibilidad de que nadie las lea ni las entienda, encerramos en nuestro subconsciente demonios que poco a poco carcomen la vida, reptiles paganos, capaces de devorar la telaraña de la realidad misma y atravesarla por completo.

El señor de la oscuridad en el camino se aleja dejandome con un vacío existencial.
Esta vez, no intento llevarme al infierno, no me persiguió para devorar mi alma, ni siquiera intento engañarme como el nahual en la zona peligrosa de Tampico, simplemente cuestiono mi existencia vanal y sin sentido, dejandome más perturbado y herido espiritualmente así como confundido que si me hubiera robado el alma.

No era casualidad el encontrarmelo aquí; Dios nuestro señor, el Diablo, amo de las tinieblas, son los dos protagonistas de la historia de la humanidad y a ambos, los he conocido, el Diablo, lejos de ser el tipo rojo con cuernos, patas de gallo y caballo y trinche, era un ser humano, un vagabundo, un ser que se camuflagea con el ambiente, pero y Dios, nuestro señor, como es que debo describirlo.

Entre pasos firmes, mediante la humadera que lo recibió, el señor de la oscuridad en el camino, se pierde entre la gente, este suceso me marco por mucho tiempo.

Con un hambre horrible, y un estomágo a punto de salirse de mi cuerpo, por fin encontré mi tan ansiado objetivo, es una lástima que ese manjar conocido como torta de la barda me haya dejado enfermo por tres días con una permanencia involuntaria en el baño.

No volví a pasar por esa avenida durante un buen tiempo hasta que mi mente olvido parte de ese suceso, ahora, cada que viajo a Tampico, no puedo evitar caminar por ese lugar para recordar, aún así, a pesar del tiempo, no puedo dejar de sentir escalofríos.

No hay comentarios:

 
Licencia de Creative Commons
Los Relatos de un Viajero Sobrenatural by Jesús Rocha Viajero de lo sobrenatural is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at losrelatosdeunviajerosobrenatural.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://losrelatosdeunviajerosobrenatural.blogspot.com/.